Clinica Oftalmológica Castilla

AMBLIOPÍA U OJO VAGO


COMPARTIR EN: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn

¿Qué es un ojo vago?

Un ojo amblíope o vago es aquel que tiene baja agudeza visual debido a que su visión no se ha desarrollado normalmente durante la primera infancia. Después de los primeros ocho-diez años de vida, el sistema visual suele estar completamente desarrollado; si durante este período crítico de desarrollo visual se produce una falta de estimulación ocular, las vías neuronales encargadas de la visión quedan alteradas, y a menos que se traten precozmente, no se recuperarán.

Generalmente la ambliopía afecta a un único ojo, pero en ocasiones pueden estar implicados ambos ojos.

¿Cuáles son las causas del ojo vago?

Cualquier alteración que impida el desarrollo visual normal del ojo puede causar ambliopía. Las principales causas de ojo vago son:

  • Estrabismo: cuando un ojo está desviado, ve peor y no consigue desarrollar su potencial visual.
  • Defectos de graduación: cuando existe una diferencia de graduación importante (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) entre ambos ojos, el ojo con mayor defecto de graduación ve peor con el consiguiente riesgo desarrollar una ambliopía. Los defectos de graduación unilaterales son difíciles de detectar por los padres ya que el niño, al ver perfectamente por el otro ojo, hace una vida normal. Por ello, es fundamental que los niños acudan periódicamente al oftalmólogo.
  • Otras causas menos frecuentes pero mas graves: catarata congénita, lesiones en la córnea, párpado superior caído, tumores intraoculares, enfermedades retinianas,…

¿Cuáles son las consecuencias del ojo vago?

Si la ambliopía no es tratada, pueden ocurrir varios problemas:

  • El ojo vago puede desarrollar un defecto visual permanente, grave e irreversible.
  • La percepción de profundidad (posibilidad de ver en tres dimensiones) se puede perder, ya que para tener una buena visión en profundidad es necesario una buena visión en ambos ojos.

Tratamiento del ojo vago

El mejor tratamiento del ojo vago es la prevención y el diagnóstico precoz, por ello es fundamental que los niños acudan periódicamente al oftalmólogo. Si los padres detectan una posible enfermedad ocular, la revisión debe realizarse lo antes posible.

En primer lugar hay que tratar la causa de la ambliopía: pautar la graduación adecuada, operar la catarata congénita,…

Muchas veces, a pesar de tratar la causa, no mejora la visión del niño; en estos casos es necesario establecer un tratamiento con parches. Cuando al niño se le coloca un parche sobre el ojo que mejor ve, el niño se ve obligado a utilizar y desarrollar su ojo vago. Otra técnica usada para lograr el mismo objetivo, es hacer borrosa la visión del ojo que mejor ve mediante gotas especiales (Atropina). Una vez recuperada la visión del ojo vago, es posible que sea necesario continuar usando el parche durante unos meses o años mas para mantener la mejoría.