Clinica Oftalmológica Castilla

UVEÍTIS


COMPARTIR EN: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn

La uveítis es una inflamación intraocular de una de las capas del ojo denominada úvea. La úvea es la capa intermedia del ojo y consta de varias partes: iris, cuerpo ciliar y coroides.
Existen distintas causas que pueden producir uveítis, las mas frecuentes son:

  • Infecciones: virus herpes simple, virus herpes zoster, tuberculosis, sífilis,…
  • Enfermedades autoinmunes: artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, sarcoidosis,...
  • Idiopáticas: se denomina idiopática a aquella uveítis en las que, tras un intenso estudio diagnóstico, no se encuentra ninguna causa asociada a la uveítis. Este grupo supone la mayoría de las uveítis.

¿Qué síntomas produce una uveítis?

Los síntomas comunes de la uveítis son: ojo rojo, dolor ocular y disminución de agudeza visual, aunque no todas las uveítis se manifiestan de esta forma, incluso algunas de ellas dan pocos síntomas hasta que el proceso está muy avanzado. Ante estos síntomas es importante que acuda a una revisión oftalmológica.

Al manifestarse como ojo rojo, la uveítis puede ser confundida con una conjuntivitis pero a diferencia de esta última, en la uveítis no hay aumento de secreción ocular.

Las uveítis pueden ser recurrentes (vuelven a aparecer), por lo que en ocasiones tenemos que considerarlas un proceso crónico con intervalos sin síntomas. Cuando hay muchos episodios de uveítis, o estos son muy intensos, pueden aparecer complicaciones como: catarata, glaucoma, inflamación de la zona central de la retina e incluso desprendimiento de retina.

uevitis Cataratas

¿Cómo se puede tratar la uveitis?

El primer escalón terapéutico es tratar la causa de la uveítis (fármacos antivirales si es una uveítis causada por un virus herpes, antibióticos contra la tuberculosis si esta es la causa,…). Para encontrar la causa de la uveítis, en ocasiones hay que realizar numerosas pruebas, incluyendo un análisis de sangre y una radiografía de tórax, pero a pesar de estos estudios diagnósticos, y como hemos mencionado, muchas veces es imposible hallar una causa específica de la uveítis.

Además de tratar la causa, también hay que tratar la inflamación causada por la uveítis. Para tratar la inflamación disponemos de varios fármacos que se pueden administrar en gotas o por vía oral: corticoides, antiinflamatorios no esteroideos, inmunomoduladores.

El diagnóstico y tratamiento de las uveítis en ocasiones es complicado necesitando la colaboración de distintos especialistas (oftalmólogo, reumatólogo, médico internista) para su control.